Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio a nuestros clientes y con finalidad analítica. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información aceptar

¿CÓMO ELEGIR LA BOTA ADECUADA?

Unas botas son mucho más que una simple imagen, son el elemento que nos une a los esquís y que serán el medio conductor de nuestros movimientos hacía los esquís y de las sensaciones que estos nos proporcionan hacía nosotros. Factores más importantes a tener en cuenta en el momento de escoger un nuevo par de botas.

PASO 1: NIVEL DE ESQUÍ

No son lo mismo unas botas para principiantes que unas de competición u otras para esquiar fuera de pista. Pero lo fundamental en cualquier bota, sea del nivel que sea, es que sujete el tobillo y el talón.

1. Botas principiante: Tienen la horma más ancha, son más blandas y cómodas a la hora de calzártelas y quitártelas. La caña no es tan dura como las botas de más nivel.

2. Botas nivel medio: Sujetan más y también duran más. Son más estrechas que unas de principiante y los botines interiores son mejores.

3. Botas media/alta: Para un esquiador consolidado, con un nivel bastante aceptable. Proporcionan una gran sujeción, pero sin ser tan rígidas como las siguientes en gama. Se portan bien en todas las condiciones. Si bajas por todas las pistas y quieres unas botas cómodas, esta es tu bota.

4. Botas esquiador avanzado: Son unas botas a escala de las de competición, con un botín un poco más cómodo y un índice de flexión menor. Sujetan tanto como las de carreras pero más cómodas. Dentro de éstas tienes las Free Ride específicas para fuera pista: un poco más blandas en flexión, con buena resistencia torsional porque hay más apoyos laterales en fuera de pista.

5. Botas de competición: Las botas de competición son muy rígidas. Tienen menos índice de flexión porque tiene que soportar en muchas ocasiones una fuerza extrema. Pueden ser un martirio si no te dedicas a eso, a competir.

PASO 2: MEDIR EL PIE

La mejor referencia que tenemos es la talla que utilizamos normalmente en nuestro calzado de diario, pero al hablar de botas de esquí debería utilizar mi talla en centímetros, es la más universal y fácil de interpretar.

Deberás tomar como referencia siempre tu pie más largo.

El siguiente paso es medir el pie, su longitud, anchura y forma. Así descubres cuál es la talla que te corresponde y qué tipo de bota o marca le puede ir mejor a tu pie.

El sistema de tallas MONDOPOINT está basado en la longitud real del pie en centímetros (p. ej. 26,5 cm).
Para medir correctamente su talla, debe:

1. Llevar calcetines de esquí

2. Imprimir nuestra plantilla (Descargar Plantilla), ponerse en pie sobre ella y flexionar ligeramente, asegurándose colocar los dos talones contra un tope trasero (pared)

3. Utilizar una regla o elemento recto haciendo tope con los dedos de sus pies

4. Medir la longitud y la anchura de su pie sobre la plantilla. Si el valor indicado se sitúa entre dos cifras, tome la medida más alta.

5. Ya tiene la talla adecuada para sus botas. Recomendamos elegir la talla exacta obtenida con Mondopoint.

PASO 3: ÍNDICE DE FLEXIÓN

El índice de flexión indica la fuerza que será necesaria para doblar las botas. Es uno de los factores más importantes en relación a nuestro nivel de esquí.

El índice nunca debería ser inferior a nuestro peso corporal.

Debemos escoger un índice de flexión que se adapte a nuestro nivel de esquí real y la modalidad de esquí que practiquemos.

Pista: Índice más alto
Freeride: Índice medio
Freestyle: Índice bajo

Principiante: Índice similar a su peso corporal
Intermedio: No superar en 20 puntos su peso.
Experto: Máximo de 40 puntos más que su peso.

PASO 4: LA ELECCIÓN

Lo más importante es que te sujeten bien el tobillo y el talón.

El botín interior tiende a ceder, por eso es mejor que la bota te quede un poco justa.

Para comprobar si te quedan bien flexiónate: los dedos no tienen que tocar la punta. Si lo hacen es que la bota es pequeña para tu pie.

La mejor forma de probar la bota es abrochando los ganchos al mínimo y esperar unos 15 minutos con ellas puestas para darle tiempo al botín a coger la forma de tú pie.

Las botas para mujer son especiales por la diferente anatomía femenina: el tobillo suele ser más estrecho y el gemelo es más bajo, por eso son más bajas de caña para que ésta no roce contra el gemelo. La horma también es más estrecha.

No todos los pies son iguales. Si las botas te hacen daño en un tobillo, empeine... en la mayoría de los casos pueden solucionarte el problema en una tienda especializada con taller: modifican la bota a tu pie (la carcasa, el botín, la plantilla...)